miércoles, 20 de abril de 2011

Los toros en Bogotá (primera entrega)


Carátula del libro Los toros en Bogotá
de Camilo Pardo Umaña (1946)
Ante la sequía de fiestas en estas tierras, me he dedicado a leer algunos libros de la biblioteca taurina heredada de mi padre. Uno de ellos, Los toros en Bogotá, (Bogotá, Editorial Kelly, 1946), firmado por K-Milo, me ha enseñado algunas cosas que quisiera compartir.

Camilo Pardo Umaña, reconocido periodista de mitad de siglo de la capital colombiana, señala que la fiesta de los toros en Bogotá puede dividirse en cuatro épocas: la colonial (1543-1816), la republicana (1819-1889), la centenarista (1890-1930) y la moderna, que el autor periodiza entre 1931 y 1945, por los evidentes motivos de publicación de la obra.

Según K-Milo, la época colonial taurina en Bogotá comenzó con el conquistador Luis Alonso de Lugo, quien en julio de 1543, cinco años después de fundada la ciudad, trajo de España 35 vacas y otros tantos toros. Las corridas se celebraban en la Plaza Mayor (hoy Plaza de Bolívar), aunque también se corrían toros en las calles y en las plazas de los barrios. Eran juegos con toros enmaromados, es decir, enlazados por una cuerda de cuero que manejaba desde el caballo un experto orejón. Se llamaron corridas de rejón. Estas corridas se celebraban en días consecutivos y en casos extraordinarios —llegada de Virreyes, posesión de Presidentes de la Real Audiencia; llegada al trono de un soberano u onomástico de alguna personalidad.

Según el autor, en 1790 el Virrey prohibió los toros de rejón, que desde entonces fueron sueltos, es decir, sin enmaromar. En próximas entregas ampliaré la información que ahora he iniciado.

No hay comentarios: