viernes, 11 de enero de 2013

Buena tarde para la entrada cien

Esta es la entrada cien de esta página, que se inició en 2010. Sólo haré un par de notas sobre la corrida de ayer en Manizales y me concentraré, en cambio, en la de hoy.
La de Dosgutiérrez fue una corrida larga (ocho toros) y decepcionante, no tanto por los animales, que no fueron gran cosa, sino por la mayoría de los toreros. Salva la tarde Sebastián Vargas, firme con su primero (“Congresista”, 486 K), que tenía buena embestida aunque con poco recorrido. Hizo una faena breve y mandona y recibió dos orejas. En su segunda actuación se lo notó desganado ante un toro que tuvo fijeza y prontitud.
Lo demás, para el olvido. José Arcila se enfrentó a su primero, que se colaba por el derecho. El toro tuvo poca clase y el matador escasa claridad. Luego, en su segundo, lo vimos inseguro, echando la pierna atrás y perdiendo el sitio. Le tocaron un aviso.
Santiago Naranjo resultó ofensivo en su primer toro, que parecía ciego del izquierdo y que además no humilló nunca. Lo acuchilló en múltiples ocasiones y no pudo con él, ofendiéndolo con el estoque de descabello. Y en el segundo de su lote fue lo mismo. Ambos toros fueron apuntillados en el ruedo, tras sonar los tres avisos. Su actuación fue un verdadero petardo, pero la cálida plaza de Manizales lo aplaudió al final, luego de los insultos durante su fiasco con la espada.
Para rematar, el rejoneador Willy Rodríguez, que ha mejorado bastante, pero a quien le faltan años de trabajo para ser torero. Con el rejón de muerte estuvo fatal. En su primero escuchó dos avisos. Y el último de la tarde se le fue vivo,
Paseíllo en la cuarta de feria. Foto: DR Reina
En cambio, hoy nos deleitamos con el encierro de Ernesto Gutiérrez. Toros dulces, nobles, alegres y con juego. Para mi gusto, les falta emoción.
Natural de El Cid. Foto: DR Reina
Se le fue de entre las manos el triunfo a Manuel Jesús El Cid. La bondad de “Mentiroso” (440 K) permitió momentos de miel con la derecha y seis naturales de mano baja, al punto de hacer sonar el pasodoble “Feria de Manizales”. Sin embargo, fue desarmado en la siguiente tanda. Pinchó tres veces sin soltar y luego dejó una entera un pelito caída. Escuchó un aviso. Saludó desde el tercio. El toro fue aplaudido en el arrastre.
“Urdidor” (480 K) tuvo una embestida franca y noble. El Cid lo paró con cuatro verónicas dulces y una revolera muy ceñida. Con la muleta, brindó doblones por ambas manos y cuatro derechazos desmayados, inconscientes. Después, dos tandas combinadas muy serias de redondos invertidos, cambios de mano y pases de pecho. Volvió a pinchar sin soltar, para luego dejar una entera contraria de muerte lenta. Descabelló al primer intento tras un aviso. Saludó desde el tercio.  
Derechazo de Luis Bolívar. Foto: DR Reina
Se fajó, literalmente, Luis Bolívar con sus dos toros, algo que le extrañamos en Cali; es decir, se los pasó por la faja de su traje. Toreo serio, ceñido, algo rápido en su primero (“Dios te dé”, 456 K, negro cornidelantero y brocho), pero con son y, en ocasiones, con suavidad. Alargó la faena ante un toro de embestida almibarada y por eso tuvo dificultades con la espada (pinchó sin soltar y luego una entera algo caída). Saludó desde el tercio. Yo le habría dado la oreja.
Lance a una mano de Bolívar. Foto: DR Reina
Y estuvo mejor con “Escalador” (No. 269 de 480 K, negro cornigacho), que fue bien recibido en varas y permitió tres brioneras (lances a una mano con el capote). La faena fue planteada mayoritariamente por naturales, que fueron largos, aunque con la mano un poco alta. Remató por bernadinas para luego dejar un estoconazo en todo lo alto. Recibió las dos orejas y el toro la vuelta al ruedo.
Cierra esta nota la actuación de Pablo Hermoso de Mendoza, que volvió a deslumbrar a los tendidos. Ante “Cortesano” (444 K) inició con “Villa”, ese tordo peseteado de toreo poderoso, para parar al toro en los medios y dejarle dos rejones recios y un toreo templado. Luego vino “Van Gogh”, alegre y dicharachero, con el que dejó una primera banderilla en muy buen sitio; la otra resultó caída. “Dalí” aguantó y templó en las otras dos largas, rematando con cabreras, o giros en la cara del toro, a milímetros de las tablas. Mató de rejón contrario y le dieron las dos orejas.
Preparando la banderilla al quiebro. Foto: DR Reina
Cerró “Buenamuela” (No. 210, 490 K, negro con morro, axiblanco). “Churrumay” lo paró en el centro del ruedo y colaboró en dos buenos rejones de castigo, el segundo de bella ejecución y colocación. El toro respondió con clase, nobleza y tranco. Luego, “Manolete” templó la embestida de “Buenamuela” y Hermoso de Mendoza clavó una primera banderilla larga al estribo, para torear después con la panza del caballo en el tercio. La magia de “Ícaro” hizo posible otro palo a la grupa. Concluyó “Pirata” con las cortas (la primera de perfecta ejecución y colocación) y luego un par a dos manos ante un toro que se venía a menos y que murió por un rejón trasero y algo caído, pero efectivo. “Buenamuela” fue premiado con la vuelta al ruedo y Pablo Hermoso de Mendoza paseó de nuevo las dos orejas, al grito de “¡Torero!, ¡Torero!”.
Felizmente coincide esta buena tarde de toros con la centena de entradas de esta página.

No hay comentarios: