lunes, 7 de enero de 2013

Media corrida

D. Mora y D. Luque en el tercio. Foto: DR Reina
Media corrida hoy en Manizales, debido al encierro de La Carolina. Los primeros tres, mansos en grado variado, siendo infame el primero; los últimos tuvieron algo más. Se destacó el quinto, que fue bueno, aunque no tanto como para merecer la vuelta al ruedo.
Hasta el tercer toro, nos aburríamos en la plaza. Estos tres no valen la nota. En cambio, sí la vale la entrega de los toreros. Lo puso todo Bolívar con el primero, enseñándole a embestir y exprimiendo su escasísima casta. Pero mató muy mal. Pitaron al toro y nada más.
David Mora aprovechó la alegría inicial del segundo y se deleitó en el capote. Lo llevó al caballo por cadenciosas chicuelinas al paso. La cosa se puso interesante con los pares de Jaime Devia, que ameritaron saludo. Con la muleta, Mora confirmó que va por buen camino. Tuvieron temple y suavidad sus ayudados por alto y por bajo. El toro no tenía casi nada. Mora lo consintió a media altura, pero el toro se paraba a mitad del pase. Mató de pinchazo hondo y una entera. Otra vez pitaron en el arrastre y Mora saludó desde el tercio.
Se entregó Daniel Luque con el tercero, que era un poco menos malo que el primero. Le puso siempre la muleta en la cara. Lo obligó a embestir. Lo aguantó como a un dolor de estómago, con paciencia y vergüenza ajena. Le arrancó dos naturales y dos redondos por derecha. Mató de trasera perpendicular y recibió una oreja. Y volvieron a pitar al toro.
Nos íbamos enfadando, vale decir. Pero salió “Diseñador” (484 K, negro enmorrillado y alto), que mostró su casta desde el inicio. Bolívar fue variado y elegante con el capote (largas de rodillas, verónicas, chicuelinas y revolera). “Diseñador” recibió  en varas una picadura de abeja ordenada por el matador, pues sabía que de otro modo el toro duraría poco. La faena tuvo momentos más que interesantes, aprovechando la repetición y el galope del animal, así como su clase al embestir. Y también sacó el torero su elegancia. “Diseñador” se tragó la estocada; Bolívar acertó al segundo descabello, tras un aviso. Saludó desde el tercio.
Atardecer en la plaza. Foto: DR Reina
Salió “Farruco” (512 K, negro, veleto, alto y con morro). Tuvo emoción el capote con tres verónicas, otras tantas chicuelinas y dos medias. Y de nuevo la orden de aguijonear al toro, en vez de picarlo. Apenas un hilillo escuálido de sangre que se encharcó en los lomos. Mora aprovechó la boyantía de “Farruco” en la primera parte de la faena, y dejó muy buenos derechazos en la tercera tanda y dos excelentes naturales en la quinta. En mi opinión, alargó la faena. A partir de allí, el toro fue apagándose y quedándose corto. Mora quería impresionar, y lo logró. Tanto así que poco después sonó el pasodoble “Feria de Manizales”, máximo premio musical en esta plaza. Pienso que fue porque hasta la presidencia había bostezado en la primera mitad de la corrida. Creo estar en lo correcto porque, luego de pinchar soltando y dejar un estoconazo, le dieron las dos orejas y la vuelta al ruedo al toro.
Verónica de Daniel Luque. Foto: DR Reina
Remató Luque con “Tejedor” (negro cornidelantero de 520 K), al que paró con seis bellas y suaves verónicas “echando el cuerpo pa’lante” y con el mentón clavado en el pecho. A mi juicio, lo mejor de la tarde. En la muleta, el toro fue distraído y aburridor. Le puso voluntad y lidia Luque al asunto y sacó un par de tandas por derecha que valieron la pena. Remató por luquesinas, que no había visto. Mató de una buena estocada y lo aplaudieron.
En suma, la tarde de hoy en Manizales resultó en empate. En un plato de la balanza, el ganadero puso un poco menos que la mitad. En el otro, los toreros pusieron lo suyo, y un poco más.

No hay comentarios: