miércoles, 2 de enero de 2013

Prontitud, fijeza y recorrido


Toros nobles, prontos y fijos, con gran recorrido, que metían la cara y con punta importante de bravura trajo ayer don Ernesto González Caicedo, para cerrar la temporada en Cali.
Luis Bolívar a porta gayola. Foto: DR Reina
Triunfó Luis Bolívar, pues se llevó lo mejor del encierro: “Botafuegos” (No. 97, 472 K, cárdeno, bragao y cornidelantero) fue bueno, aunque habría sido interesante verlo en varas, donde apenas recibió un picotazo. Tuvo extraordinario recorrido, fijeza, prontitud y galope franco. Bolívar recibió a porta gayola y luego paró con el capote templado. Con la muleta hubo dos tandas de derechazos sin enmendar, lentos pero lejanos, y una por izquierda que dejó dos naturales ceñidos. La faena fue compuesta y larga (mal contados, cincuenta pases), rematada con una mixta de manoletinas, derechazos y el de pecho. Mató de entera tendida. Le dieron las orejas y al toro la vuelta al ruedo.
Inexplicable el momento del excelente subalterno Ricardo Santana. Siempre tan constante y elegante en sus actuaciones, pasó tres veces en falso. Ojalá encuentre su sitio, pues nos hace mucha falta.
Se arranca el toro de largo. Foto: DR Reina
El segundo de su lote fue “Regalado” (452), réplica del primero en presentación y parecido en su comportamiento. Recibió una vara breve en buen sitio de Cayetano Romero y luego dos pares con clase de Gustavo García y Jaider Gómez. Este año, los toros en Cali sólo recibieron dos pares de banderillas, vaya uno a saber por qué. La faena se inició en el centro del ruedo y tuvo momentos meritorios, sobre todo por izquierda. Bolívar dejó una estocada de muerte pronta y se paseó con una oreja. Tuvo el detalle de regalarle uno de los machos de su traje a una niña que le había pedido una oreja de su primero, que él quiso conservar.
Brindis de Mora a un aficionado. Foto: DR Reina
Ha madurado el toreo de David Mora en estos años que llevamos viéndolo. Vibrante la salida de “Guardarropa” (456 K, negro cornidelantero), al que recibió a porta gayola pasándoselo por encima, mientras el matador inclinaba su cuerpo hacia la derecha. Tuvieron brío las verónicas y las saltilleras. Le faltó transmisión al toro, pero compartió las demás condiciones del encierro. Tenía problemas en la mano derecha y por eso Mora lo consintió a media altura, para despacharlo de un estoconazo recio. Su toreó no llegó a los tendidos y recibió aplausos tímidos.
La comunicación con el público llegó con “Otoñal” (otro cárdeno de 446 K). Se lució Jaime Devia en un excelente par. La muleta comenzó por doblones elegantes y continuó por derecha, aprovechando la boyante embestida del toro. A mi juicio, la faena fue apagándose, pero remató con la mejor estocada de la feria y quizás por eso le dieron las dos orejas.
Hermoso de Mendoza no tuvo suerte en el sorteo. “Tabaquito” (444 K) fue un toro feo y pequeñito, al que enseñó a embestir, gracias al trabajo de “Villado”, que lo enceló en los medios con la grupa. Descabelló tras un rejón irregular y saludó desde el tercio.
Templando la embestida del toro. Foto: DR Reina
Cerró la temporada “Suave” (448 K, negro cornidelantero) con dos excelentes rejones de castigo, que compusieron su incierto comportamiento inicial. Con “Disparate”, el rejoneador nos deleitó con la segunda banderilla larga al estribo. Después, “Ícaro” toreó de frente. La cuarta larga tuvo enorme exposición. Más tarde, “Pirata” confirmó su torería en las cortas y en los dos pares a dos manos, el segundo gracias al sabio aprovechamiento del arranque del toro. El rejón de muerte fue delantero y caído, pero efectivo. Se llevó una oreja.
Más que aceptable este 2012 taurino en Cali, pese a que no vimos la novillada ni la primera de abono. La del 25 fue infame. De resto, todas tuvieron interés: seria la presidencia; cada vez más educado el público, conforme avanzaba la feria;  benevolente el sol; interesantes la mayoría de los encierros y variados los carteles.
Ya veremos qué nos depara Manizales.

No hay comentarios: