sábado, 28 de diciembre de 2013

Toreo paciente

Toreo paciente, limpio; toreo hondo, técnico, serio; toreo con temple lento vimos en Cali encarnado en Iván Fandiño. Vimos las banderillas salerosas de Antonio Ferrera, que se llevó el peor lote en esta segunda de la temporada. Y vimos a un Luis Bolívar compuesto, con más clase que el año pasado.
Ferrera circense (Fotos: Diana R. Reina G.)
Apreciamos además un buen encierro de Juan Bernardo Caicedo, serio de peso y trapío, pero sobre todo muy bien armado de cuerna. Da gusto ver toros en una corrida de toros, ahora que sólo suelen apreciarse los toreros.
 Como dije, Ferrera no tuvo suerte. “Colorines” (negro cornigacho, 488 K) sólo permitió un par de verónicas y las banderillas emocionantes. Y “Estudiante” (476 K, negro astifino y bien armado) nos dejó, banderillas incluidas, un derechazo ceñido y poco más. Tenía ganas de agradar el español y se metió en los pitones de un toro parado. Saludó desde el tercio.
Derechazo de Bolívar a su segundo
“Coronel” (526 K, negro cornidelantero), el primero de Bolívar, fue un toro alegre, pronto y fijo. El colombiano estuvo bien, aunque un poco lejos, toreando por derecha con garbo para matar de estoconazo un pelo caído. Su segundo, “Alborotado” (458 K, castaño ojo de perdiz y bien armado) fue quizá el mejor del encierro, con gran tranco, repetición y mucha nobleza. Bolívar estuvo decoroso en las cuatro verónicas y la media, y luego en dos chicuelinas sobrias. En la muleta aprovechó la embestida fija y alegre del toro en cuatro derechazos largos y otros tres naturales señores. Mató de una gran estocada y recibió una oreja.
Fandiño por derecha
Fandiño escondido por tafallera
Fue una lástima ver malograrse a “Profesor”, un bello jabonero sucio de 512K. Se fracturó el pitón derecho desde la cepa al estrellarse en el burladero 1. Hubo lamento en los tendidos. Pero salió “Sevillano”, un negro bien armado, con el que Iván Fandiño iba a desplegar ese toreo paciente, buscando el terreno preciso como si fuera un tesoro, meticulosamente. Tres verónicas de una lentitud insoportable y, tras la vara breve y buena de Rafael Torres, dos chicuelinas y otras dos tafalleras en el centro mismo del ruedo. Inició con un cambiado por la espalda ante este “Sevillano” que se arrancó de largo, con enorme alegría. Y luego ese toreo lento, juicioso y hondo, con una profundidad de pozo. Mató de gran estocada y le concedieron una oreja, merecidísima. “Sevillano” fue aplaudido en el arrastre.
Para rematar esta buena tarde, salió “Talentoso” (negro, bien armado, astifino de 496 K) y Chiricuto nos regaló dos muy buenos pares de banderillas que le valieron el saludo desde el tercio. Fandiño estuvo otra vez muy torero en esas dos tandas de cinco derechazos cada una, lleno de técnica y poder. “Talentoso” tuvo tranco, fijeza y prontitud en dos tandas de cuatro naturales menos hechos pero con igual sabor. Mató de estocada trasera y descabello, para ser aplaudido con brío.

Buena la tarde del 27 de diciembre en Cañaveralejo. Agradecimos al ganadero y también a los toreros, pero sobre todo a ese que va camino de convertirse en figura y que se llama Iván Fandiño.

No hay comentarios: