miércoles, 8 de enero de 2014

Un toro, una promesa y un quite

Verónica de Juan del Álamo con "Bambuquero" (Fotos: Diana R. Reina G.)
Se llamó “Bambuquero”. Era un toro chorreado de 446 K, cornidelantero y corpulento, como todos los de Mondoñedo. Fue bravo, muy bravo, como los de esta ganadería emblemática de Colombia, aunque no duró mucho. Una lástima que no pudimos verlo plenamente en varas, porque le pegaron una vez había llegado al caballo. Pero fue sobresaliente esta tarde en Manizales.
Y lo aprovechó muy bien Juan del Álamo, un joven salmantino de 22 años que debutó en Manizales con mucho éxito en esta tarde gris pero sin lluvia. Recibió a “Bambuquero” con seis verónicas con ritmo y manos bajas, para rematar con la media elegante. Luego, en la muleta, hubo tres tandas de cuatro derechazos cada una, rematadas con  los correspondientes forzados de pecho, cada una mejor que la anterior. Fue muy inteligente del Álamo para aprovechar la boyantía de “Bambuquero”, noble, fijo, con tranco y recorrido. Después, tres tandas más de naturales de la que se destaca uno de la primera, desmayado y suave como una puesta de sol. Después vinieron las manoletinas para alborotar aún más a los tendidos y un estoconazo pleno, recio, contundente. Todo ello en los medios. Las dos orejas y la vuelta al ruedo al toro, mucho más que merecida.
En el tercio de banderillas, la tercera alta nota de esta interesante corrida de hoy. Gustavo García ha puesto el tercer par con mucho gusto, aunque algo tardío en su ejecución. De allí que quede contra las tablas. El toro persiguió y lo tenía a punto de pitón. Entonces apareció, fantasmagórico, el capote de Wilson Chaparro, El Piña, y nubló de rosa los ojos de “Bambuquero”. Lo aplaudimos de pie.
Lo demás, con altibajos. Un muy serio y dominador Paco Perlaza ante un bravo y complejo primero de la tarde (“Esparrajero”, 450 K); un desangelado Andrés de los Ríos con su lote, con ese toreo pálido, sin ganas; y otra vez un Juan del Álamo lidiador, persiguiendo a “Hortelano” (castaño de 484 K), que dio señas de manso en la muleta y sólo tuvo un pitón, el derecho, que el torero salmantino aprovechó para cortarle una oreja.

Cuando está Mondoñedo en el cartel, algo bueno vemos. Hoy no fue la excepción.

No hay comentarios: