jueves, 28 de agosto de 2014

Esto es una vergüenza

Van 23 días. Son nueve novilleros en huelga de hambre, apostados frente a la Plaza de Toros de Santamaría en Bogotá. No los conozco, pero apuesto a que no provienen de encumbradas familias bogotanas. En cambio, podría apostar a ojo cerrado que son “hijos del pueblo”, llano y raso. Pero de lo que estoy seguro es que son ciudadanos. 
Como todos nosotros. Simplemente reclaman dramáticamente su derecho a ser escuchados en tanto ciudadanos sobre un proyecto de vida que consideran válido y que la ley ampara. La ley de todos. La ley de los colombianos. Su derecho a ser toreros. A cultivar su vocación y su pasión. Y resulta que no existen.
Sí, no existen. Para la “Bogotá humana” (el resaltado es mío), estos nueve seres humanos en huelga de hambre no existen. Nadie los atiende, nadie les pregunta por qué están haciendo lo que están haciendo; nadie los tiene en cuenta, por lo menos para decirles que están equivocados; para restregarles que su vocación y su convicción, pese a ser constitucional, se considera de segunda, de tercera, de invisible categoría, simplemente porque sí, a priori.
El “argumento” humano que esgrime la administración bogotana es que no admitirá espectáculos alrededor de la muerte (de animales). Pero está ad portas de presenciar la muerte de nueve seres humanos simplemente por indolencia, o lo que es peor, por soberbia. Porque para el señor alcalde de Bogotá nada puede ser peor que llevarle la contraria. Así que los seres humanos ciudadanos colombianos que están en huelga de hambre ante la Santamaría no existen. (Insisto: El resaltado es mío, pero creo que también es de la administración Petro).
Yo me pregunto, a mitad de mi inhumanidad taurina:  ¿por qué la Bogotá humana  no se acerca a ellos? ¿Por qué no les brinda la oportunidad de expresarse? ¿Por qué no les indica (y los convence de) que es mejor ser reciclador, por ejemplo, que novillero? ¿Por qué no les explica que su vocación y su pasión son inhumanas, a ellos, a ellos mismos, a esos seres humanos que se están muriendo de hambre?
¿Por qué los ignoran, en nombre de su recalcitrante discurso de que es inaceptable un espectáculo alrededor de la muerte?
Colofón: El pasado 25 de agosto pasó casi inadvertida la noticia (http://www.noticiascaracol.com/nacion/video-330554-polemica-antitaurinos-comen-pollo-frente-a-novilleros-huelga-de-hambre) de que un grupo de antitaurinos fue a comer pollo delante de los novilleros en huelga de hambre.
¿Por qué ninguna autoridad de la Bogotá humana dijo algo al respecto (por ejemplo, sospecho yo, para apoyar a los antitaurinos)? El gesto del grupo en cuestión es ignominioso, denigrante de la condición humana, palurdo y reprochable, al punto de que otros antitaurinos se expresaron en contra del mismo.

Definitivamente, esto es una verdadera vergüenza.

1 comentario:

Anónimo dijo...

El derecho de expresión lo tienen, nadie se los esta negando. Si esperan que les permitan seguir matando animales pues tendran que ver su propia muerte llegar. Es más que claro que la Bogota Humana es la mentira mas grande que existe, pero porfavor que se puede esperar de un pais en el que se ignora una huelga nacional como lo fue el paro agrario. Si un pais es capaz de ignorar a cientos de campesinos no se le haga raro que ignore a 9 novilleros.