martes, 30 de diciembre de 2014

Casi nada

El primero de la tarde (Fotos: Diana R. Reina G.)
Si algo se salva de esta decepcionante última de feria en Cali es la presentación de los toros de Juan Bernardo Caicedo. Cinco negros y un jabonero sucio, bellos de capa y bien armados de cabeza, con tendencia al veleto. Pero el juego nos defraudó a todos: escasos de casta y bravura, buscando los toriles y tres que se colaban por el pitón derecho (primero, tercero y cuarto). Quizá valga un renglón el comportamiento del último de la tarde (“Ruso”, 452K, jabonero sucio).

Y la terna de toreros banderilleros estuvo ahí, presente, pero desde el primer tercio de banderillas parecieron entender que el encierro no iba para ninguna parte y simplemente cumplieron con lo mínimo que podían hacer: salir al ruedo, poner algo de ganas (más bien pocas, la verdad sea dicha, sobre todo de parte de Sebastián Vargas). Algo del toreo bulloso de Juan José Padilla en su segundo y algo del pundonor de Antonio Ferrera con el mencionado jabonero.

El bello jabonero sucio que cerró la feria
Fue una tarde aburrida, incluso en el tercio de banderillas, que tanto alegra a los tendidos. En fin, que se apagó la feria taurina en Cali como una vela de débil pabilo.

 

No hay comentarios: