sábado, 27 de diciembre de 2014

Destellos apenas

Destellos fue lo que dejó la corrida de Paispamba en la primera de feria en  Cali. Un encierro con tendencia a la mansedumbre, escaso de casta, que se apagó en general a mitad de la faena y que permitió poco lucimiento. Así que la crónica adapta esa característica de instantes efímeros que vivimos en la plaza de Cañaveralejo.
***
La excelente vara de Cayetano Romero al primero de la tarde (“Solterón”, 512K, negro mulato cornidelantero) que se soltó del capote de Manuel Libardo y se arrancó de largo al caballo. Aplausos merecidos al caballero.
***
El toreo aparentemente seguro pero profundamente dubitativo de Ricardo Rivera, tanto con “Harapo” (digno de su nombre, chorreado de 464K, flaco, anovillado y feo) como con “Búcaro” (442K) que iba a la muleta sin transmitir.
***
Derechazo de Manuel Libardo (Foto: Diana R. Reina G.)
La decisión de José Fernando Alzate al entrar a matar a “Festivo” (448K), otro que se apagó al quinto pase. Alzate se volcó tanto sobre el morrillo que salió de la suerte con la cara untada por la sangre del toro. Resbaló y el toro lo pisoteó cuantas veces quiso.
***
El bravo de la tarde (Foto: Diana R. Reina G.)
Tres tafalleras de Manuel Libardo con “Felón” (444K) en el quite y luego la bellísima primera tanda de derechazos, lentos y profundos, para rematar con un forzado de pecho largo y quieto.
***
“Bujón” (castaño capuchino y bien armado de 476K), un toro bravo que peleó en los medios y estuvo por encima del toreo bien intencionado pero inmaduro de José Fernando Alzate. Con tranco, recorrido y transmisión, “Bujón” fue a la muleta de Alzate con el rabo erizado de bravura, feliz de saber que era un toro digno de su raza.
Y murió como los toros bravos: en los medios, negándose a doblar, digno y altivo. Fue aplaudido en el arrastre.

Y Alzate también, cuando recibió la única oreja de la tarde.

No hay comentarios: