miércoles, 30 de diciembre de 2015

Decoroso fin de feria en Cali



"Oro" toreando contra las tablas (Foto: JCMC)
Una corrida compleja de Juan Bernardo Caicedo cerró la feria caleña. Cinco toros castaños requemados, algunos albardados, y uno negro cornidelantero. Bien presentados en general, algunos acusaron debilidad de remos y casi todos mucha humillación, fijeza y prontitud.

Diego Ventura tuvo dificultades con “Soviético” (526K), un toro distraído y sin emoción, que poco  perseguía a los caballos. Se destacó “Oro”, toreando entablerado a la grupa. Las banderillas cortas estuvieron compuestas. Pinchó y luego dejó un rejón en buen sitio. La cosa terminó en descabello y saludo desde el tercio.

Banderilla larga al estribo de Ventura. (Foto: JCMC)
El cuarto de la tarde (“Zorro”, 488K, un castaño requemado y algo corniabierto) estuvo distraído durante buena parte de la lidia. Salió suelto del rejón de castigo, pero fue muy bien al capote del peón de brega. Ventura dejó una larga en todo lo alto montando a “Ordoñez”. Con dos giros en la cara, despertó al toro de su letargo.  Acto seguido, con “Morante” dejó con sinceridad otra banderilla larga y emocionó al público con el mordisco de “Morante” al toro. “Toronjo” facilitó dos cortas de la rosa muy ligadas (la segunda al violín), pero el toro se entableró y dificultó la labor. Remató con un par a dos manos y un rejón de muerte algo trasero. Le dieron una oreja.

Luis Bolívar tuvo dificultades con su lote; no obstante, estuvo decoroso. “Caleño” (negro cornidelantero de 472K) era atento y se repetía, pero no transmitió emoción a los tendidos. La segunda tanda de Bolívar por derecha fue ceñida y después hubo tres ayudados serios. Dejó un estoconazo hasta la empuñadura, un pelo delantero. Silencio. 

“Elegante” (485K, castaño albardado y veleto) era pronto y humillaba mucho. Bolívar brindó a Talavante. La faena se desarrolló casi toda por derecha, pese a que el toro rebrincaba mucho en la salida del pase y era flojo de manos al embarque de la suerte. Humillaba mucho, eso sí, e iba pronto al engaño. Atravesó al entrar a matar y luego todo fue silencio.

Talavante por natural (Foto: JCMC)
Alejandro Talavante estuvo compuesto en su primera presentación en Cali. “Checalito” (472K, castaño requemado, veleto) permitió dos verónicas de manos bajas y luego, en la muleta, algunos pases por alto a pie junto y una tanda muy bella por derecha. El toro era pronto y fijo, pero carecía de transmisión. La faena transcurrió en los medios. Sin embargo, la falta de casta del toro desdibujó la composición. 

Con el último de la tarde y de la feria (“Galopo”, 486K, castaño albardado), Talavante nos brindó cinco chicuelinas al paso cuando llevó el toro al caballo. El toro recibió una vara mínima, de mentiras (la suerte de varas, por lo menos en Colombia, se está convirtiendo en una ridiculez). Talavante inició la faena de rodillas, con un redondo por derecha que llevó emoción a los tendidos. De la faena de muleta cabe destacar la mano baja y un derechazo lentísimo. Por izquierda, un natural eterno, desmayado y plagado de personalidad. Tras un estoconazo eficaz, le dieron una oreja.

Acabaron los toros en Cali. Vamos a Manizales.

No hay comentarios: