sábado, 16 de enero de 2016

Interesantes los Mondoñedos

Roca Rey se desmontera ante la afición bogotana (Foto: JCMC)
Interesante la corrida de Mondoñedo en la plaza “Marruecos”, a 15 minutos de Bogotá, una vez superado el atasco de la calle 80. El encierro fue serio, con hechuras (salvo uno), peleó en varas y, en general, tuvo bravura y casta. No son los toros de cuerda de Ernesto Gutiérrez; son toros de verdad. Exigen lidia, sitio, mando y aguante.

El preámbulo fue inmejorable. Gracias a “La ruta del toro”, a cargo de Juan Carlos González, estuvimos en “Marruecos” a las 12 del día. Condumio memorable y mucha expectativa: gran ambiente. La afición bogotana esperaba a la figura del momento, Andrés Roca Rey. No decepcionó, pese a que no estuvo brillante.

Natural de El Cid (Foto: JCMC)
El Cid (quien está en la etapa final de su carrera) se enfrentó a “Rosquetero” (478K, negro listón y corniabierto), que peleó en varas y se vino arriba, luego de una salida algo incierta. Estuvo muy digno Emerson Pineda en la brega. El toro era tardo pero fijo, y El Cid lo toreó a media altura. Dejó una media algo trasera y descabelló. Silencio. “Lusitano” (457K, castaño requemado, algo veleto y escaso de carnes) obligó a un toreo inteligente a media altura en dos tandas ligadas por derecha. Luego El Cid bajó la mano, tras intentarlo con la izquierda, sin éxito. “Lusitano” echaba la cara arriba feamente, pero El Cid estuvo decoroso. Mató de entera algo caída  y le dieron una oreja.

Derechazo de Manuel Libardo (Foto: JCMC)
Si Manuel Libardo toreara 40 corridas al año, sería un torero muy serio. “Matador” tenía son en la embestida y se empleó bien en varas. Libardo estuvo decente en dos tafalleras en el quite y luego en dos tandas por derecha con ligazón. “Matador” tenía recorrido, aunque tardeaba y humillaba poco. La derecha de Libardo estuvo compuesta; sin embargo, la faena se vino abajo de a poco. Dejó un pinchazo hondo, que el toro escupió pronto; luego, una media delantera y una entera delantera perpendicular. “Matador” escuchó aplausos en el arrastre. Con “Reportero” (castaño requemado), en cambio, tuvo dificultades. Las chicuelinas del quite fueron lejanas. La muleta fue desligada y trompicada, pues el toro no transmitía y era mirón. Mató de entera contraria. Silencio.

Roca Rey preparando el lance (Foto: JCMC)
La afición bogotana ansiaba ver a Roca Rey, por lo que se ha hablado de él este año. “Periodista” (475K, negro cornigacho) permitió seis verónicas a pie junto con mucha dignidad. Se arrancó de largo al caballo y fue bien recibido. En el quite, cuatro tafalleras ciertas. El toro tardeó en la muleta y tuvo poca emoción. Hubo derechazos largos y humillados, y otros más hondos y lentos. “Periodista” se distrajo y quiso colarse al final de la faena. Roca mató de media lagartijera. Hubo pitos para el toro y saludo desde el tercio para el peruano.

Devuelto el sexto de lidia ordinaria por un problema en la mano derecha, Roca Rey toreó con hondura y verdad a un negro listón y playero de 482K, que peleó en varas. Con el capote, variedad: verónicas y chicuelinas en el recibo, y más chiquelinas, tafalleras y lances por la espalda en el quite. La muleta inició por estatuarios y se desarrolló en tres tandas de derechazos largos, hondos, ligados y serios. Hubo temple y compostura. Luego, seis naturales muy bien concebidos, uno de ellos de bella ejecución. Para rematar, derechazos sin el ayudado y unos cuantos naturales con verdad. Cuando la cosa iba para dos orejas, Roca Rey mató de entera contraria y algo trasera, que no tuvo muerte. Cuatro descabellos, dos metisacas, otros dos descabellos. Dos avisos.

Natural de Andrés Roca Rey (Foto: JCMC)
Con todo y eso, la plaza gritó “¡Torero!” “¡Torero!”


¿Exagerado?

No hay comentarios: