martes, 17 de enero de 2017

¡Horror! ¡8.800 millones para la Santamaría!

Plaza de Toros de Santamaría y Torres del Parque
(tomada de www.archdaily.co)
Sigue agitándose el avispero. Ahora el “escándalo” en las redes sociales se debe a que las obras de refuerzo estructural de la Plaza de Toros de Santamaría que acaban de entregarse costaron 8.800 millones (www.pulzo.com). Se dice que no hay dinero para la salud, la educación, la ecología o el transporte públicos, pero que sí lo hay para reforzar la plaza de toros de la ciudad. ¡El horror!
Sin embargo, hay que recordar varios hechos.
Durante la administración Petro, el cierre de la plaza se justificó, entre otras razones, porque su estructura arquitectónica necesitaba una intervención urgente (http://www.eltiempo.com/bogota/reforzamiento-estructural-plaza-de-toros-de-bogota/14578216). Es decir, las obras, que ahora se cuestionan, se ordenaron durante la administración Petro, puesto que su objetivo era convertir la plaza en un escenario cultural.
Ahora bien: el propósito de la inversión (iniciada por Petro, insisto) se mantiene. La plaza de toros bogotana, como todas las que existen en el mundo, sirve para muchos propósitos culturales y deportivos. La Santamaría ha acogido espectáculos taurinos durante 6 días del año en temporada alta (enero-febrero) y otros 2 en la baja (agosto). Además, ha sido sede de la Escuela de Tauromaquia de Bogotá y del museo taurino de la ciudad.
Por ende, durante los otros 267 días del año, la Santamaría puede servir (y de hecho ha servido) para conciertos, espectáculos teatrales y actividades deportivas. Y podría usarse, con un poco de imaginación, para múltiples eventos más, sean pagos o gratuitos (por ejemplo, para las famosas clases de poesía que propuso el señor Petro cuando decidió cancelar el contrato con la Corporación Taurina http://www.semana.com/nacion/articulo/petro-anuncia-prohibicion-corridas-toros-plaza-santamaria/259486-3).
Finalmente, no puede olvidarse que la Plaza de Toros de Santamaría fue declarada patrimonio arquitectónico de Bogotá en 1984 (véase http://herenciamia.org/bogota/items/show/99). Dice la página del Centro de Arqueología, Herencia y Patrimonio:
La Plaza de Toros es uno de los hitos de mayor importancia de Bogotá. Su aparición ayudó a consolidar el crecimiento de la ciudad hacia el norte, sobre el eje de la carrera 7. El tratamiento del ladrillo que se exhibe en la fachada exhibe una amplia creatividad formal con influencias españolas y mudéjar, y es la principal característica de esta edificación. El diseño de las Torres del Parque, obra del reconocido arquitecto Rogelio Salmona que fue construida a mediados de la década del sesenta y actúa como telón de fondo de este proyecto, lo toma como elemento ordenador de la composición, disponiendo los edificios en forma radial en torno a él. Hoy en día ambos proyectos funcionan conceptualmente como una sola unidad, al punto que ya no se pueden desligar el uno del otro.
Solo faltaría que el contraargumento de esto fuera que, dado que la Plaza de Toros de Santamaría ofrece espectáculos taurinos durante 8 de los 365 días del año, hay que dejarla caer. Para hacer un parqueadero, por ejemplo. Uno bien bonito, eso sí.

No hay comentarios: